Miedo

Para algunos 
es lo que nos mantiene vivos, 
la única razón 
por la que seguimos 
respirando:
La gente 
se suicidaría 
si no fuese 
porque teme 
dañar a su familia; 
serían imprudentes 
si no les asustase 
hacerse daño; 
no harían grandes cosas 
si no les espantase
caer 
en el olvido.

Para otros
no tiene sentido. 
No es 
-dicen- 
parte de nuestro instinto 
de supervivencia: 
es un monstruo 
que todo lo aniquila:
sueños, 
energía, 
esperanzas,
autoestima, 
confianza,
-la vida-.
Hay quien lo siente duda,
o incierta liberación.
Sin embargo, 
yo
lo entiendo 
como enemigo íntimo,
compañero incansable
que nunca 
-nunca-
me abandona,
especialmente
cuando no puedo valerme 
por mí misma.

Me espera
en cada esquina,
ardiendo bajo mi piel,
escondiéndose y aflorando
a intervalos,
sin dejar nunca de volver.

Tiene tantas caras
que es difícil de definir.
Pero si hay que elegir,
en pocas palabras
el miedo 
es eso:

lo que me aleja
de ti.

Comentarios