Once again

Podría haberme dejado convencer por el luminoso de su espalda. "No te acerques..." Ésa habría sido la decisión correcta. Podría incluso haberlo parado a un tiempo decente y eso también habría sido plausible. Y esto, inevitablemente y una vez más, va seguido de un "pero la inconsciencia y yo teníamos que seguir hasta el final para dormir tranquilas". Lo peor, me temo, es que es crónico. Lo mejor, que ya nada es nuevo. Porque esta es otra de esas trampas en la que sabes que no debes caer, pero a pesar de ello te dejas llevar porque, si no, te preguntarías toda la vida qué habría sido de no haberlo hecho... Y eso sí que sería un gran error.

Ha vuelto a pasar. Y lo más triste es que me lo esperaba. Porque no soy increíble como dices: Todo lo contrario. Es más, tengo algo que les hace huir en el momento exacto en el que yo pronunciaría un "llegaría contigo al fin del mundo contigo si me lo pidieras". Ni antes ni después. 

Pero hazme un favor: Cuando lo vayas a hacer tú, vuelve y explícame qué es...

Sólo por curiosidad.

Comentarios

Pablo Urcelay ha dicho que…
Bonito blog =)