"Porque en noches como esta lo tuve entre mis brazos..."

Yo, que nunca fui mujer de un solo hombre. Yo, que me bebía el mundo cada viernes por la noche. Yo, que tanto he besado, que tanto he vivido, que tanto he probado... Que me olvidaba del despecho yendo de boca en boca y disfrutaba seduciendo de bar en bar. Que me escapaba sigilosamente con el primer rayo de sol dejando un posit a modo de despedida. Que guardo en mi cabeza retazos de cálidas noches borrosas y en mi teléfono números de cientos de rostros confusos a los que nunca llamé.

La chica del corazón de piedra e hielo que se reía de las parejas en el Metro. La que opinaba que aquello del "Buenos días, princesa" era mera cursilería barata. Ésa que eligió no tener sentimientos, que juró no volver a enamorarse, que alardeaba de independencia y libertad. La misma que no creía en el amor, ni en la suerte, ni en el destino...

Ésa era yo. Pero ahora... Ahora todo es distinto. Ahora te tengo en mi regazo, plácidamente dormido, y observo la curva de tus labios mientras mis dedos se enredan en tu pelo, y me pregunto qué dulces sueños se esconderán tras la paz de tu sonrisa...

Y sé con absoluta certeza que no necesito más para ser feliz.

Comentarios

eMe ha dicho que…
Y es que los príncipes azules que no destiñen siguen existiendo... aunque en ocasiones parezcan simples personajes de cuento, están ahí.
Buenos días, princesa :)
(Bienvenida al primer día del resto de tu vida)