Elige la vida

En este tiempo he aprendido que las reglas están para romperlas y la vida para vivirla. Que hay que pensar menos y sentir más. Dejarse llevar. Que reflexionar está muy bien, pero es agotador. Que, tengamos lo que tengamos, nunca será suficiente, porque la ambición no tiene límites… Y que por eso precisamente tenemos que aprender a disfrutar de las pequeñas cosas. Que la responsabilidad es a la vez aburrida y útil, y que el esfuerzo no siempre es garantía de éxito… Pero aun así, nunca hay que rendirse. En ningún aspecto.


Que buscar una media naranja pudiendo tener el cesto entero es ridículo. Y que los príncipes azules siempre destiñen, aunque por suerte no todos salen rana. Que echar de menos no es tan malo si sabes controlarlo. Que no hay mal que dure cien años. Que las frases tienen que ser cortas y tajantes para que sean efectivas. Que a escribir se aprende escribiendo; a poder, queriendo; y a vivir, sintiendo.

Que lo que tenga que llegar, llegará. Y, cuando llegue… Ya habrá tiempo de plantarle cara.

Comentarios