...Et c'est tout.


Puede que estés completamente equivocada. Puede ser que lo que has tocado no haya sido fondo, sino techo, y ya te sea imposible subir más. Quizás ya está cubierto el cupo de amigos que vas a tener, de relaciones en las que vas a fracasar. Tal vez no te toca ver todas esas películas, ir a todos esos conciertos, vivir todos esos momentos…

A lo mejor resulta que ya no puedes dar más de ti. Que no estás destinada a realizar todos esos sueños por cumplir. Que ya no puedes ser más inteligente, más madura, más feliz. Tal vez lo tuyo no sea avanzar, e intentando hacerlo solo estés consiguiendo sufrir en vano. Que lo único que tengas que hacer sea involucionar: Ser menos negativa, menos triste, menos rancia, menos fría…

Y es que te has dado tanta prisa en crecer, has querido cambiar tanto en tan poco tiempo que se te han agotado las metas y te han caducado los sueños. Porque perdiste la inocencia y la noción antes de tiempo… Quizás sea eso.

Que has ido demasiado rápido. Que las cartas hace tiempo están sobre la mesa. Que siempre has vivido en futuro y el presente te ha pillado por sorpresa. Que ya no te queda nada por descubrir. Que tu vida llegó hace tiempo a su punto álgido y se quedó estancada allí, y aunque has hecho lo imposible por cambiarlo, sabes que no lo vas a conseguir. Puede que ya no haya nada más. Y que no haya vuelta atrás… Que estés condenada a seguir así el resto de tu eternidad.

Acabarás sentada tras la mesa de ese despacho del que intentaste huir. Nadie escuchará las canciones que no crearás, ni leerá los libros que no vas a escribir. No vas a ser brillante. No vas a destacar. No conocerás nada ni a nadie que sea digno de recordar… Porque no te queda nada por recibir, y mucho menos por dar. Por eso, y sólo por eso, no encontrarás lo que esperabas al llegar.

Quizá todos tenían razón. Quizás todo ha sido un error. Porque hay veces en las que tienes que alejarte para entender qué es lo que dejas atrás, pero cuando te das cuenta ya es demasiado tarde para regresar… Y para cambiar. Porque sigues siendo cabezota y soberbia hasta las últimas consecuencias. Porque a pesar de que todo te esté saliendo al revés, aun sabiendo que estás desperdiciando tu vida en cosas que no quieres hacer, tu tendencia a negar la evidencia te impulsará a cumplir tu máxima una vez más:

Rendirse, nunca.

Retroceder…

Jamás.

Comentarios

Flo :) ha dicho que…
a veces a uno le parece que el techo está ahí, al estirar la mano, y qaue el fondo está mas que ahí, simplemente debajo de nuestros pies...

resulta bueno, aliviante (?), exquisito, saber/sentir que la mayoria de las veces no es así
que no es asi
que en realidad no, no es asi
que nunca es así



ir para atras?
naaa... siempre, siempre hacia adelante.
allá está lo que buscamos, lo que necesitamos, lo que nos espera
siempre hay gente por conocer y disfrutar
lugares qe ver
cosas que sentir
etc etc etc
y la lista continua

como cuando uno era más chico, hasta el infinito
punto rojo
punto verde
punto azul.