El problema eres TÚ.


Te vas. Porque sientes que no es tu sitio. Porque tienes la necesidad de escapar. Y huyes. No sabes muy bien de qué, no sabes muy bien de quién, pero huyes. Llevas toda tu vida escondiéndote de ti misma y al final es esa inercia la que te empuja a intentar empezar de cero en otra parte. A enterrar todo lo que te asusta de tu pasado. Olvidarlo. Ignorarlo. Hacerte creer a ti misma que puedes cambiar. Que puedes soñar -y realizar esos sueños-. Que puedes alejar el dolor. Que puedes dar con la persona que sanará tus heridas... Que encontrarás tu sitio. Por si acaso, eliges una ciudad grande: A mayor tamaño, más oportunidades -para tus sueños-, más gente -entre la que encontrar a "esa" persona-, más espacio -para ti- y, en definitiva, más probabilidades de ser feliz.

Pero te equivocas. Nada es como esperabas. Todas tus grandes esperanzas se ven truncadas. No te gusta lo que haces. No tienes tienes tiempo de nada. No encajas entre la gente. Y no puedes volver a casa...

Porque no era tu sitio. Porque huiste en busca de tu lugar. Pero aquí tampoco lo encuentras -y mira que no lo dejas de buscar...-. No tienes patria ni bandera. No perteneces a un hogar. No estás agusto en ninguna parte. Y a ninguna parte quieres regresar. Porque hay cosas que no van a cambiar. El dolor seguirá ahí siempre. Tu tristeza no se irá. Seguirás siendo la misma. Seguirá yéndote mal. No te llegará el amor. No podrás refugiarte en la amistad. Por mucho que lo intentes, todo será igual... A quién pretendes engañar.

El problema no es la ciudad.

Comentarios

Luzzia* ha dicho que…
Un libro me enseñó que po más que huuyamos de una ciudad está te perseguirá siempre, porque está dentro de ti.
Te lo recomiendo: Beatriz y los cuerpos celestes.
Y@nki ha dicho que…
http://www.youtube.com/watch?v=CuJDPG9zR8M


Si quieres la próxima vez seguimos con el cine de Aristarain. Esta te va a gustar mucho, creo, si te gustó la otra.

Y habla de eso, de tener un lugar en el mundo. Ya veras como no tiene por qué ser un gran lugar...