Angels can fly...



- Dime, ¿Qué es lo que prefieres?

Me quedé callada con el alma triste ronroneándome canciones sobre amores perdidos y sueños rotos.

- Tú no sabes lo que quieres - me dijo al fin.

-Es cierto. Tienes razón. No sé lo que quiero. Me engaño a mí misma. Quiero todo y nada. Lo justo. Me siento fuerte y siento miedo. Me asusta sufrir y me asusta ser feliz. No quiero reír porque puedo llorar, no quiero vivir porque implica morir, no quiero amar porque puedo sufrir...

- Lo que te pasa- me dijo él, tan tranquilo, tan severo, tan pasota - es que quieres tocar el cielo con la punta de los dedos sin que el sol te queme las alas. Pero eso no es cosa de cobardes. Es cosa de ángeles.

- ¿Eres tú mi ángel?- le pregunté con los ojos llenos de sal
- No... Pero tampoco soy un cobarde- contestó el con una de sus esperanzadoras sonrisas

- Entonces ayúdame. Quizás pueda conseguirlo si tu me llevas contigo.

- No te prometo nada. No me gusta prometer lo que no puedo cumplir.

- Correré el riesgo.
Báilame el Agua

Comentarios

Flo :) ha dicho que…
hay dios!!!vi en esto palabras, frases, cosas tam mías! bah..esas q uno hace suyas por alguna q otra cosa... no sé si me entendes..pero me encantó ;)y hay que correr el riego.. ;)de vez en vez, hay q armarse de valor, y hacerlo.puede que toquemos el cielo con las manos, pero también puede que el sol llegue a quemar´nos las palmas.de todos modos, es TENTADOR ;)me atrapó =)BESOTES!